Brujas y Gante

Flandes Oriental nos reserva espacios verdadereramente inolvidables. Hay quien las denomina las joyas medievales de Bélgica.

El “Lago del Amor” por ejemplo se encuentra en Brujas y Gante nos hipnotiza con sus canales y casa gremiales.

En la Basílica que podéis ver a continuación se encuentran unas Gotas de la Sagrada Sangre de Cristo. Sentí tal emoción al contemplarla que caí de rodillas llorando ante Ella. La Reliquia se encuentra escoltada a mi izquierda y no se permite fotografiar.
Uno de los Evangelios Apócrifos afirma que José de Arimatea preservó la Santa Sangre tras lavar el cuerpo de Jesús de Nazaret. Un trozo de aquella tela fue llevado de Jerusalén a Flandes por Teodorico de Alsacia, Conde de estas tierras, quien lo entregó como obsequio a la ciudad de Brujas donde desde entonces ha desempeñado un papel fundamental en la vida religiosa.

Y de esta forma tan emocionante se cerró este viaje de Semana Santa.

Os animo a visitar estos lugares tan idílicos y hermosos.

Cornelia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *